COMUNICACIÓN +

miércoles, enero 21, 2009

La importancia de un buen discurso

Me gusta que comiencen a analizarse los discursos políticos. Me gusta que sean objeto de estudio y de discusión. Y me gusta que la sociedad se interese por ellos y que los comente.

Desde la presentación de su candidatura en el partido demócrata, los discursos de Obama han sido seguidos, no sólo en la sociedad estadounidense. Sus palabras han llegado a todos los países y sus discursos se presentan como un buen ejemplo de la oratoria en la actualidad.

Porque la eficacia de un discurso no sólo depende del orador (está claramente demostrado que Obama es un magnífico orador), sino del texto, de las palabras, de la estructura, de la presentación, de las ideas que se exponen. No recuerdo que otro discurso haya recibido tanta atención en la actualidad por parte de la sociedad.

Todos los expertos coinciden en la idoneidad de las palabras que ayer pronunció Obama y, si se analiza detenidamente su intervención podemos destacar que ha tocado las ideas principales que se le "exigían":

- Hacer referencia a la crisis económica internacional y hacer hincapié en cómo afecta a los ciudadanos:

"Homes have been lost; jobs shed; businesses shuttered. Our health care is too costly; our schools fail too many; and each day brings further evidence that the ways we use energy strengthen our adversaries and threaten our planet"
- La actitud que va a asumir ante una situación adversa (realmente la sociedad norteamericana ha puesto muchas esperanzas en el nuevo mandato) tomando como referencia el pasado:


"On this day, we come to proclaim an end to the petty grievances and false promises, the recriminations and worn out dogmas, that for far too long have strangled our politics"

"In reaffirming the greatness of our nation, we understand that greatness is never a given. It must be earned. Our journey has never been one of short-cuts or settling for less. It has not been the path for the faint-hearted - for those who prefer leisure over work, or seek only the pleasures of riches and fame. Rather, it has been the risk-takers, the doers, the makers of things - some celebrated but more often men and women obscure in their labor, who have carried us up the long, rugged path towards prosperity and freedom"

- El futuro del camino que va a emprender:


"Starting today, we must pick ourselves up, dust ourselves off, and begin again
the work of remaking America. For everywhere we look, there is work to be done"

- Su reto:
“All this we can do. And all this we will do”

- Referencias a los que opinan que las tareas que le quedan por hacer son demasiado ambiciosas, a la defensa, a la multiculturalidad, a la pobreza... hilvanaron un discurso que finalizó haciendo hincapié en que la era de la REPONSABILIDAD que se le pide a su Gobierno. Y, por supuesto, haciendo mención a América, a su grandeza como nación.

No sólo por el interés que despiertan, sino también por el mensaje que transmiten, los discursos de Obama son y serán un buen ejemplo exportable en la comunicación política internacional. Ahora sería un buen momento para que nuestros políticos adoptaran una actitud (y aptitud) similar a la hora de elaborar (y realizar) sus discursos.

Porque de discursos carentes de información útil e interesante, aburridos, repetitivos y mal expresados estamos ya acostumbrados.

Me gustaría que la comunicación política en España estuviese en el lugar que le corresponde.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal